Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Aplica la inteligencia emocional en la vuelta al cole

ID-100284330

Ahora que empiezan los llantos de los niños a la puerta de las aulas, en la llamada “vuelta al cole” ¿qué pasaría si aplicáramos todo lo que se dice sobre Inteligencia Emocional? ¿Todo eso con lo que estamos tan de acuerdo -en teoría? ¿Todos los descubrimientos que certifican la relación entre emociones y aprendizaje?

Quizá nos planteríamos la verdad de algunas de las frases -o excusas- que más se usan para doblegar a los niños que no quieren ir al colegio: “ya se le pasará”, “si le dejas hacer lo que quiera no podrás con él”, “el trabajo de los niños es estudiar”…

Cada una de estas sentencias salta por encima de las necesidades de los niños, especialmente de las emocionales, aunque no solo de ellas.

Cuando un niño deja de llorar después de haberlo hecho durante un tiempo es difícil saber por qué: con las mediciones que se han hecho de hormonas del estrés en bebés, se puede afirmar que aunque la expresión visible de la emoción desaparece, ésta sigue presente. Y justo porque no es expresada comienza a hacer daño al niño. Así que en muchos casos no tiene lugar la llamada “adaptación” sino la resignación: los niños asumen que no serán escuchados y comienzan su camino personal de sufrimiento en soledad, sintiéndose en peligro o asustados o solos… y sin expresarlo porque han aprendido que, en cuestiones de colegio, quien manda es el adulto. ¿Cómo saber si un niño se ha resigndo o se ha adaptado? Pregúntale si desea ir al colegio, su respuesta es la clave.

Quizá eres de los que opina (o de los que oye por ahí) que los niños tienen que ir al colegio, que es su responsabilidad más importante, casi como un trabajo. Bien, por si no lo sabías es probable que en tu país el trabajo infantil esté abolido y penado como delito. El trabajo es un medio de subsistencia para muchos adultos, del que soportan en ocasiones horarios molestos y exigencias desagradables porque obtienen un beneficio: el salario que les permite sobrevivir. ¿Qué obtienen muchos niños de la escuela? Solo lejanía de sus padres, deberes abusivos, comparaciones, agresividad, burlas, madrugones… si no hay nada motivante, si los puntos negativos superan a los positivos ¿cómo creemos que un niño es capaz de soportar sin protestar una situación que lo daña? Su instinto de supervivencia le lleva a rechazarlo. Imagina que tu trabajo, de un día para otro, se transforma en un lugar al que por ley tienes que acudir porque las autoridades han decidido que es bueno para todos los ciudadanos, un trabajo que te asignan y no puedes elegir, sin salario, con el horario que te indican y con jefes que pueden ser estupendos, o pueden hacerte la vida imposible ¿cuánto tardarías en rebelarte? Si tus protestas fuesen acalladas o ignoradas y tuvieras que seguir cumpliendo el régimen establecido, quizá terminarías justificando la bondad de ese trabajo… yo no creo que resignarse sea lo mejor para los niños, para su futuro ni para el de la sociedad.

Resulta difícil criar y educar a los niños cuando usamos los criterios adultos para tomar decisiones que los afectan, o para darles aquello que es bueno para ellos convirtiendo su vida en un espejo de la nuestra. Recuerda los criterios básicos para las emociones:

  1. Nombrar las emociones: los niños aprenderán a poner nombre a lo que sienten con tu ejemplo y tu ayuda, puedes preguntarle cómo se siente ante el regreso a las aulas; estáte dispuesto a escuchar sin censurar y sin tratar de quitarle importancia
  2. Validar las emociones: en ocasiones basta con un silencio solidario o sencillamente dándole permiso para llorar si trata de reprimir las lágrimas, contarle que si tiene miedo es normal
  3. Permitir su expresión: evita distraerle o cambiar de tema cuando el niño exprese sus miedos o enfado, recuerda que las emociones no dejan de estar ahí por no hablar o no sacarlas fuera
  4. Tomar decisiones a partir de los que nos dicen esas emociones: aquí viene la parte más difícil, sin la cual el proceso no se cierra. La razón de ser de las emociones, el motivo por el que adquirimos evolutivamente la capacidad de sentir, es garantizar una vida positiva y segura. Si un niño se siente amenazado en un entorno como la escuela, ponerle nombre, darle permiso para sentirse así y que lo cuente y exprese solo será agua de borrajas si usamos estos pasos para que se tranquilice (y tranquilizarnos nosotros) y seguimos sometiéndolo a ese estrés.

Con estos pasos acertarás. Eso sí, es probable que tengas que hacer algunos cambios en vuestra vida, porque tomar conciencia y ser coherente siempre otorga libertad y decisiones 😉

¡Feliz vuelta al cole!

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Mis blogs favoritos de maternidad: 12-18 septiembre 2016 - […] Crianza en familia: con el artículo en el que nos explica cómo aplicar la inteligencia emocional en la vuelta al cole de nuestros hijos. […]

Mis blogs favoritos de maternidad: 12-18 septiembre 2016 - Pack WordPress - […] Crianza en familia: con el artículo en el que nos explica cómo aplicar la inteligencia emocional en la vuelta al cole de nuestros hijos. […]

Aplica la inteligencia emocional en la vuelta al cole - Blog y noticias - […] Source: Blog Aplica la inteligencia emocional en la vuelta al cole […]

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*