Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Si estás educando niños no digas estas cosas

file000388004075

La cantidad de veces que se me escaparon frases desmotivantes y agresivas. La de veces que me descubrí siendo irónica y lanzando indirectas. La de veces que ví asomar a los ojos de mis hijos el desagrado y el rechazo a lo que decía.

Tomar conciencia de ello fue el primer paso, aunque probablemente el más sencillo. Después llegó el momento de ponerme a hacer cambios, y entonces me dí cuenta del esfuerzo que me suponía, porque realmente eran muchas las veces que yo agredía a los demás con mis palabras.
A ver si te suena esta lista:

  • ironía
  • sarcasmo
  • preguntas retóricas
  • dobles sentidos
  • chistes malintencionados
  • burlas

¿qué más añadirías a la lista?

Otro ejemplo: comunicarme de forma indirecta “estaría bien que alguien diera de comer al perro” en lugar de pedir directamente “¿X, le pones de comer al perro?”. La primera frase es una forma de presión y manipulación a través de la indirecta y el mal humor,  la segunda es una pregunta directa y abierta que permite elegir a quien escucha si lo hace o no.

Evidentemente los niños con los que convives en casa o en el aula aprenden rápidamente a usar esas indirectas para desahogarse o bien para coaccionar a otros niños (o adultos).

Los niños que crecen en entornos donde predomina una comunicación directa y positiva son  niños capaces de comunicarse con claridad, tienen facilidad de establecerse unos objetivos y desarrollan una buena autoestima.

Aunque hayamos crecido aprendiendo herramientas de comunicación indirecta y agresiva es posible dar un giro. Para eso es importante conocerte, comprender cuál es tu entorno, los efectos que provocan ese estilo comunicativo y para qué lo empleas. A partir de ahí se puede producir el cambio. Y si no entiendes bien para qué hace falta cuidar tanto las palabras cierra un momento los ojos, mírate con tus 6, 7 o 10 años, en tu entorno familiar o escolar de aquel momento. Recuerda los colores, los objetos, sonidos y personas, los olores. Y recupera las emociones que despertaron en ti frases como “¿no te da vergüenza lo que has hecho?”. Si esta frase u otras te hicieron sentirte  humillado, avergonzado, con ganas de venganza… entonces no hicieron de ti mejor persona, y sembraron en ti modelos que seguramente se han convertido en automáticos que saltan en situaciones semejantes con niños. Del tipo peyorativo “eres muy delicadito”,  del exagerado “ya veo que pasas de todo”, del chantajista “si quieres comer postre ya puedes ponerte las pilas y acabarte las lentejas”, del catastrofista “¡lo has estropeado todo!”, del retórico-sarcástico “¿cuándo vas a ser como tus compañeros?” y  un larguísimo etcétera.

¿Qué predomina en mi forma de comunicarme con los niños? ¿la agresividad y las indirectas o la claridad? ¿qué huella quiero dejar en ellos? ¿qué es lo que no quiero repitan en su vida por imitación de mis conductas y palabras?


Seminario Online Gratuito de Comunicación Positiva, 19 de Mayo a las 22h (hora de Madrid-España), regístrate aquí

Comunicación Positiva que impulsa el(1)

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Andrea Solano Avila - Quisiera aprender mas sobre este tema me parece súper bien, como toda madre queremos criar a nuestros hijos de la mejor manera pero a veces uno comete errores que pueden venir de como nos criaron y nunca es tarde para corregir errores

Mª Pilar - Andrea, lo mejor es que te registres para participar en el Seminario Gratuito de este martes 19, tienes el enlace justo al final del artículo.

yoli - Hola gracias por la oportunidad

Mª Pilar - De nada, gracias por tu comentario y tu participación. ¡Nos vemos esta noche!

LaCestitadelBebe - Hola,

me ha encantado el artículo, esta dotado de mucho conocimiento y psicología, es verdad, que muchas veces no nos damos cuenta que no estamos trasmitiendo la mejor de las conductas y educar bien a un pequeño requiere mucho esfuerzo a todos los niveles.

Gracias por la información.

Besos!

Anabel

Mª Pilar - Sin duda que requiere mucho esfuerzo! Y el primer paso es la conciencia. Gracias por comentar. UN beso, Anabel

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*