Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Cuando los niños ya no creen en Papá Nöel ni en los Reyes Magos ¿cómo mantener la magia?

Recuerdo el día que confirmé que los Reyes Magos no venían a casa ni entraban por la ventana: tenía 9 años y mis sospechas me llevaron a indagar en el armario de mis padres. ¡Allí estaba la prueba del delito! Un flamante reloj de pulsera que yo había pedido en mi carta.

Mi desilusión fue tremenda. Así me lo tomé. Pero no llegué a charlar de ello con mis padres. Supongo que con el tiempo dieron por hecho qe yo ya sabía quiénes eran los Reyes Magos.

Ahora que soy madre no quería que mis hijos se quedaran con la misma sensación agridulce. Y aunque yo no puedo controlar sus sentimientos sí puedo poner de mi parte para darle un aire nuevo al momento en que pierdan la inocencia -que no la ilusión-.

Porque el momento llegó hace un par de meses: “Mamá, el ratoncito Pérez sois papá y tú, verdad?” “Sí, cariño” La siguiente pregunta era evidente: “Y los Reyes Magos, también sois vosotros ¿verdad?”

Justo por esas fechas un familiar (¡gracias Rebeca!) me contó cómo una vecina suya lo había vivido con su hija mayor. Así que me puse manos a la obra y en vez de dejar a la niña apartada sabiendo en realidad cómo se guisa todo el pastel en Reyes… la involucré, para que ella siga siendo parte de la magia que sigue habiando tras cada regalo preparado con cariño y en secreto para todos los que queremos.

Aprovechando un día de pellas en el colegio fuimos juntas a echar un ojo a los regalos que el papi y la hermana han pedido. Y a mirar cositas para el peque. Ahora tenemos secretos compartidos. Y desea hacer sus propios regalos. Ahora nos miramos cómplices y hay algún guiño furtivo cuando su hermana de 6 años comenta cómo va a ser la noche de Reyes. Y hasta me ha contado que a veces le cuesta mantener el misterio a salvo con ella, que casi se le escapa…

Acompañar a nuestros hijos en su camino vital es maravilloso y compartir los cambios, las desilusiones, los descubrimientos, estar cerca para buscar lo positivo de cada nueva situación es uno de los legados que podemos dejarles y que les hacen sentirse queridos de forma especial.

¡Feliz Navidad!

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

MonicaUT - Maravillosa reflección Pilar, ese detalle del acompañamiento es vital para no matar la esperanza y la magia en nuestros pks. Porque no sólo se tiene magia en la infancia. Algunos adultos aún creemos en las cosas mágicas de la vida y eso nos hace felices. Pero hay muchos otros que van por la vida fríos, sin emociones, sin magia ni esperanza, qué triste me parece. Sin embargo, si los acompañamos en estos descubrimientos podremos mantener viva la flama de la magia. Me has dado un buen recurso para tratar este tema, y muchos más con mis peques. Unbeso enorme para ti.

Mª Pilar - Es verdad Mónica, la magia no desaparece sino que cambia: ya no creemos en fantasías, aunque preparar sorpresas para la gente querida es igualmente emocionante y una muestra de nuestro amor por ellos. Eso es lo mejor de la vida, lo que compartimos con otros. Como hizo Rebeca conmigo y yo con todos vosotros a través de este artículo. Me alegro mucho de que te sirva. Un abrazo de vuelta.

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*