Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Cinco verdades que nadie te cuenta sobre alimentación infantil

Anoche me puse a indagar para saber qué se cuenta últimamente sobre alimentación infantil y me quedé asombrada por la cantidad de blogs y webs de todo tipo que tratan este tema. Efectivamente es un tema que ocupa muchas de nuestras preocupaciones, y nuestro tiempo al tratarse de nuestros hijos. Pero en ese maremágnum informativo, me sentí un poco apabullada. Por eso te cuento algunas verdades que para mí significaron un antes y un después a la hora de plantear la alimentación de nuestra familia y de cómo acompañaba a mis hijos en su forma de relacionarse con la comida:

  • Muchos manuales de crianza y muchos pediatras nos avisan de que lo ideal es alimentar al niño cada cuatro horas durante el día (a las 8, 12, 4 y 8 de la tarde, por ejemplo); sin embargo la mayoría de nutricionistas recomienda 5 o 6 comidas diarias, es decir alimentarse cada 2-3 horas. Desde que mis hijos nacieron, ya con la lactancia materna, he respetado su necesidad de alimentarse y lo hacen muy a menudo, más de lo que a veces me gustaría para mi comodidad, porque eso hace que siempre lleve algo de picar conmigo por si acaso. Ahora que ya son mucho más autónomas ellas mismas se encargan a menudo de prepararse su tentempié o coger lo que necesitan cuando tienen hambre
  • Los conflictos en el momento de alimentarse, cuando están motivados por nuestra insistencia en cuanto a las cantidades y tipos de alimentos convierten el acto de comer en un momento de tensión para todos, padres e hijos; una vez que se ha instalado en nuestra familia esta tensión y no somos capaces de disfrutar de la comida es el momento de cambiar hábitos e incluso de buscar asesoramiento. Yo he reducido a la mínima expresión los conflictos por este tema y ha supuesto una gran tranquilidad para todos y nos gusta comer juntos porque nos dedicamos a charlar y disfrutar de lo que comemos
  • Existen determinados productos adictivos para el organismo (chocolate, café, algunas carnes…), en estos casos la intervención, el control y las propuestas alternativas son necesarias. La razón está en que son estimulantes y actúan sobre los centros del placer y bienestar, o bien son relajantes e influyen en los receptores opiáceos. Cuando yo supe esto pude controlar ciertos alimentos, eliminarlos de la despensa o consumirlos ocasionalmente: todos hemos ganado en salud
  • Los niños tienen momentos en que su desarrollo físico se acelera y otras en que se ralentiza y precisamente por eso comen como lobos durante un par de semanas y como pajaritos durante los siguientes tres meses. Veo a menudo niños sobrealimentados que se quedan ante el plato durante una hora hasta que consiguen terminarlo todo, sólo porque sus padre han decidido que la cantidad que les han puesto es la que tienen que ingerir para estar sanos y , de rebote, para la siguiente comida tienen poca hambre porque comieron de más. Esto se convierte en un círculo vicioso por el que etiquetamos al niño como alguien a quien “le cuesta terminárselo todo” y las largas comidas ante platos por acabar se convierten en un hábito
  • Existen alimentos alergénicos que naturalmente el niño rechaza, así que es preferible ser flexible en estos casos, especialmente cuando se trate de leche, frutos secos, trigo y determinadas frutas. También es posible que la alergia no produzca síntomas visibles, pero que el alimento sí sea poco adecuado para una persona en cuestión. Muchos alimentos se pueden sustituir por otros para conseguir los nutrientes básicos para el desarrollo infantil. Y si la piel de tus niños parce atópica revisa su alimentación y otros productos con los que esté en contacto como jabones y geles.

Por todo esto Gema Martínez de Sinfonía Natural y yo hemos puesto en marcha el Programa Family&Food, que te da las herramientas y conocimientos que necesitas para ser autónoma en la alimentación de la familia, evitar conflictos y asegurar una salud física fuerte para el presente y el futuro.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Marta - Me parece muy importante los puntos que tratas. Yo trabajo cerca de personas que quieren cuidarse y, a pesar de ello, desconocen estos principios o verdades que afectan a nuestros hábitos. Cuando te conviertes en madre, estas preocupaciones se amplían porque tienes que tomar decisiones por otros, y esa responsabilidad abruma a veces.

Yo soy partidaria de consejos como los que has dado: concretos, sencillos, razonables y sin extremismos. Pero es importante no ir a ciegas porque lamentablemente las tendencias actuales no son demasiado saludables. Tenemos muchas inercias contra las que hay que luchar para encontrar un medio saludable y no-estresante

Mª Pilar - Marta, muchas gracias por tu comentario. Es cierto que buscando lo mejor para nuestros hijos llegamos a preocuparnos tanto por ellos que echamos mano de todos los consejos que circulan alrededor, y de las costumbres que aprendimos de niños. Lamentablemente no todos los hábitos que tenemos son positivos y por eso conocer esta información básica da mucha tranquilidad y asegura una mejor salud y mayor capacidad para ir cambiando y aprendiendo cosas nuevas a medida que las necesitamos. Por eso existe Family&Food 😉

Gloria - Tengo una pregunta… Tengo una niña de 2 años y medio, tiene sobrepeso, es evidente al verla, el pediatra me dijo que no me preocupe, que excluya unicamente ciertas cosas como comidas chatarra, golosinas, galletas y jugos artificales, pero en sí me dijo que evitando eso la niña estaría bien…Pero yo la verdad veo muy gordita a mi hija, mi esposo y yo tenemos sobrepeso, y nos esta siendo muy dificil bajar. Estoy poniendo todo de mi parte para alimentar bien a mi hija, pero no sé en que estoy fallando.
Quisiera saber por favor, cuanto es una ración normal y saludable para una niña de su edad? Yo no siento que coma en exceso, pero quizas por ahi, yo le he dado de mas, ella casi siempre me pide mas y yo opto por distraerla, ademas toma mucha leche (leche entera), la ama, pide a cada momento y no se como reducirle la dosis diaria… Me podrian ayudar porfavor, indicandome cuanto deberia comer para su edad?

Mª Pilar - Hola Gloria, gracias por comentar aquí. Lo mejor es que contactes con profesionales para resolver cuestiones concretas como el sobrepeso. Sobre la leche de vaca, yo tengo mi opinión y experiencia, pero es una decisión familiar. Existen muchas maneras de garantizar el aporte de calcio además de esa leche, que puedes probar, como la leche de almendras o la de avena, algunas algas, el sésamo… De nuevo te recomiendo que contactes con profesionales, no sólo con el pediatra, existen también nutricionistas y naturópatas certificados -al menos en España- que pueden darte su punto de vista. Saludos.

Gloria - Muchas gracias por tu respuesta! Consultare al nutricionista…y muchas gracias por el aporte que brindas.

ROSE - Muy interesante, aprendi mucho sobre alimentación gracias a mi madre que siempre estuvo preocupada por nosotros, buscando la verdad sobre la alimentación, casi nunca nos dio comida chatarra, la conoci luego en la universidad y de ser una esbelta bailarina de ballet a los 15 pase una estudiante universitaria con sobrepeso, ahora con mi hijo de 2 años aprendi el respeto a ellos ,veo como están en perfecta armonía con sus cuerpos, intentan defenderse del TERRORISMO ALIMENTARIO que muchas veces cometemos por que nos “PARECE” que no comen lo suficiente, pero como aquí esta en juego “QUIEN MANDA” terminan tomándose todo un biberón y se acostumbran a la comida es “AMOR”, si como mama esta feliz!!!, ojala por bien de mi hijo, porque estará tarde o temprano en contacto con esos niños, cada día muchas madres deseen aprender mas y saber mas sobre sus niños…tan solo basta miralos a los ojos!!! Hoy dia mi pequeñin cogio un libro y exclamo las palabras mas bellas que escuche…MAMI MIRA AQUI HAY UNA PRINCESA COMO TU!!!…yo voy cosechando!!!

Mª Pilar - Rose, muchas gracias por tu testimonio, es interesantísimo y muy cierto cuanto dices. Tu hijo tiene suerte de tener una madre consciente que busca darle lo que necesita él, no lo que necesitas tú. Un abrazo.

Cinco verdades imprescindibles sobre alimentación infantil | - […] (fuente: crianzaenfamilia.com) […]

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*