Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Lo que más me gusta de las excursiones en familia: aprendizaje y vínculo

Ayer fue un sábado de fin de semana de esos que molan: salir de casa a media mañana con parte del día planificado pero dispuestos a dejarnos sorprender y disfrutar de lo que venga.

Primero estuvimos visitando a mi abuela de 93 años, que como muchas otras mujeres con tres generaciones detrás no quiere saber nada del término “bisabuela” y se empeña, con coquetería y espíritu rebelde, en que la llamen abuela también sus bisnietos ¡y ya tiene 6! Disfrutamos mucho entregándola unos obsequios por su cumpleaños y recibiendo todos los piropos que nos dedica con cariño cada vez que nos encontramos. Yo recuerdo muchas anécdotas vividas a su lado durante mi niñez y lo importante que fue -y es- para mí tener una familia extensa de abuelos, primos, tíos, primos segundos… con los que compartir juegos, comidas y canciones. Esas experiencias las guardo con orgullo y son parte de quien soy ahora, con el gusto por las fiestas de muchos, la acogida en casa de amigos y familia, los reencuentros… Me gusta seguir disfrutando de todo ello junto a mi pareja e hijos: sé que es un legado importante que los ayuda a ser felices, ahora, y puede ser parte de las alegrías más profundas de la vida, en el futuro.

Se hizo tarde y decidimos quedarnos a comer por allí, una propuesta que siempre es bien recibida por todos, claro. En el Mesón del Jamón, un nombre inspirador para una familia hambrienta. Descubrir el menú disponible y saborear la sopa de cocido puede ser algo maravilloso cuando vas en compañía de niños dispuestos a aprovechar lo que les ofrece el momento.

Y al terminar ¿qué hacemos? Desde Caborredondo, nos animamos a ir hasta Santillana del Mar, un pueblo especial de Cantabria (mucho, el único cuyo nombre es completamente una mentira, porque Santillana del Mar ni es santa, ni es llana, ni tiene mar, jeje). Este pueblo a priori no está pensado especialmente para niños en sus servicios y oferta de ocio. Sin embargo está lleno de rincones deliciosos por descubrir que pueden sorprender a los pequeños de la casa. Las niñas admiraron las calles aún empedradas, las casas antiguas, las tiendas con recuerdos singulares y los balcones de las casas montañesas llenos de flores. Paramos en el Museo de Otero, donde aguardaban las esculturas de bisontes, caballos, los relieves de hombres y mujeres, la piedra y la madera, los niños “en bolas”… y un jardín donde corretear, disfrutar de flores singulares y esconderse.

Y justo enfrente, el Museo del Barquillero, un lugar privado que mantienen abierto gracias a la venta de dulces y juguetes “diferentes”. Un delicioso lugar con juguetes antiguos y una tienda fantástica donde todo era apetecible y deseable. Nos dejamos embaucar un poco (¡un día es un día!) y cada niño escogió una cosita: un pequeño coche de vivos colores, una cajita con un marco y materiales para decorarlo y una marioneta de Pinocho.

Llegar a casa y ponerse a jugar e investigar con la marioneta fue todo uno. En pocos minutos prepararon una representación de marionetas con Pinocho y otros amigos peluches: escenario, voces y aplausos. Y hoy han continuado el juego y el aprendizaje, disfrutando juntos, reforzando el vínculo entre nosotros, con risas y descubrimientos compartidos.

Creo que mañana habrá teatro.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

via ferrata tarragona - ¿Puedes explicarnos màs sobre esto?, ha sido fantastico encontrar mas explicaciones sobre este tema.

Saludos

canoas ebro - Acostumbro cada mañana buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de esta forma me he tropezado vuetro post. La verdad me ha gustado el post y pienso volver para seguir pasando buenos ratos.
Saludos

casota@gmail.com - Me alegra que te haya gustado. Gracias por comentar aquí y ojalá pases muy buenos ratos por aquí. Un saludo.

casota@gmail.com - Claro. El ser humano crea vínculos con aquellas personas con las que pasa tiempo y comparte actividades, objetivos, emociones… Somos seres sociales y NECESITAMOS vivir en grupo. Por eso es tan importante que disfrutemos junto a nuestros hijos de juegos, excursiones y descubrimientos. Saludos.

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*