Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Hiperescolarización, la trampa educativa de moda

images

Estamos en pleno proceso parlamentario de la LOMCE, una ley que está dando mucho que hablar, casi todo para mal. Y por el camino me encuentro con un artículo sobre la características de la educación en Finlandia.

Me llama especialmente la atención que en este país la escolarización obligatoria sea a los 7 años y que hasta esa edad menos de la mitad de los niños finlandeses acuden a guarderías. Mientras en España el 39% de los niños menores de 3 años va a la guardería y entre los tres años y la edad de la escolarización obligatoria el porcentaje de niños en educación infantil sube hasta el 91%.

Mientras en Finlandia tienen un sistema educativo radicalmente distinto y tienen éxito aquí seguimos empeñados en escolarizar lo antes posible “para que los niños se socialicen”, “para que vayan aprendiendo rutinas”, “para que no les cueste ir al colegio a los 3 años”…

Son razonamientos ampliamente extendidos que gran parte de la sociedad acepta y que parecen tener sentido dentro de un sistema que da tanta importancia a la educación formal temprana: guardería y aulas de dos años en centros educativos en lugar de dar facilidades a los padres y madres para conciliar la vida laboral y familiar. Para permitir a las madres realizar el deseo de cuidar de sus hijos, tal como revela el estudio del Movimiento Mundial de Madres de Europa (MMMEurope), una ONG con sede en Bruselas.

Al mismo tiempo, y exacerbado por la situación económica actual queremos que los niños estén lo más preparados que sea posible para un incierto futuro laboral. Entonces además de las horas en la escuela realizan estudios de inglés, música o danza, con un sistema evaluativo semejante al escolar, basado en pruebas, exámenes  y rendimiento, que los dote de títulos con los que validar su saber en futuros empleos.

Es fantástico que cada niño encuentre en esos estudios la disicplina que más les gusta y puedan dedicarse a ella. Ocurre que muchos niños van arrastrados por sus padres, obligados. Y también la organización de la educación formal en las escuelas, con las tareas obligatorias, los ejercicios repetitivos, las coacciones, la competitividad… saturan tanto el interés por aprender que les resulta muy complicado aprovechar el resto de oportunidades de aprendizaje que tienen a su alcance. Son demasiadas horas diarias metidos en aulas, sentados en sillas.

Es la hiperescolarización: escuela y actividades extraescolares, evaluaciones, obligaciones y deberes. Demasiada especialización en demasiadas áreas mientras olvidamos lo más importante. La necesidad de ser uno mismo, de desarrollar la pasión por aquello que mejor se nos da como camino a la felicidad y al éxito.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Esme Mendoza - Muy cierto Pilar lo más importante es ayudarles a nuestros hijos a valorar y luchar por “…ser uno mismo, de desarrollar la pasión por aquello que mejor se nos da como camino a la felicidad y al éxito.”
Los padres tenemos el gran reto de recuperar nuestro poder como verdaderos guías de nuestros hijos para evitar estancarnos en el rol de meros “proveedores de manutención”, ¿quien sino nosotros puede guiarlos con verdadero amor e interés por su bienestar?
Felicidades por tu artículo

casota@gmail.com - Gracias por tu comentario Esme. Es un reto grande, porque muchos de nosotros hemos tenido que llegar a la pa-maternidad para descubrir todo esto. Aunque nunca es tarde para crecer. Un abrazo.

Gianella - No puedo estar más de acuerdo. Desde las familias hay que empezar ya a pisar el freno y enfocarnos en lo realmente importante, que nuestros peques se desarrollen felices hoy, porque ahora están vivos y tienen todo el derecho a disfrutar de su vida. En un contexto donde las personas se desarrollen de forma equilibrada con su propio ser, ese mismo entorno impulsará hacia el desarrollo futuro garantizando a las personas la autoría de su propia vida. Es una gran falacia que tanta formación acreditada prometa y cumpla el éxito social y personal.

¡Muy buen artículo!
Un abrazo.

Mª Pilar - Gianella, cuánta razón tienes. El reto está en confiar en los niños en lugar de tratar de gobernarlos y controlarlos por si hacen cosas inadecuadas con su vida… Gracias por tu comentario. Un abrazo

Silvestre Senent - Estoy de acuerdo totalmente con la hiperescolarización…sin embargo en lo referente a Finlandia me gustaría puntualizar que se debería tener muy en cuenta factores tan importantes como que es un país cercano al Circulo Polar Artico, donde seis meses al año los pasan sin casi sol, con una bajas temperaturas extremas y acumulación de nieve y hielo en su sistema de transporte terrestre…Finlandia nace como país al finalizar la IGM, es atacada por la URSS en 1940 siendo ocupada toda la península de Carelia y el istmo de Vyborg y que ha vivido casi toda su existencia bajo la amenaza de la ocupación soviética debido a la guerra fría…Helsinki se encuentra a pocos km de la frontera con la extinta URSS…y todos esos factores condicionan mucho el devenir de un país y mas aun si cabe, el sistema educativo…por ejemplo, en Finlandia, el servicio militar o la prestación social sustitutória, son obligatorios hoy en día…en fin, aumentemos la óptica que tenemos sobre lo demás y por supuesto, miremos mas en casa que es donde debemos trabajar!!!

Mª Pilar - Sin duda que la historia marca el carácter de los pueblos. Mirar fuera puede servir de inspiración, estoy de acuerdo en que donde debemos trabajar es aquí, claro. Gracias por ilustrarnos Silvestre. Un abrazo

carpintero - Comparar sistema educativo finlandés y español es un error si no comparamos también finlandeses con españoles. Y me temo que no somos lo mismo.
Por tanto, ese sistema implantado en España, a mi modo de ver, fracasaría rotundamente.

Mª Pilar - Se trata de mirar alrededor y cambiar creencias sobre la educación que lo único que hacen es sufrir a los niños y apagar su interés por el aprendizaje, amén de segregar a los que no tienen una familia que los apoye durante su escolarización con los deberes y otros medios. No se trata de copiar sino de empezar a re-plantear los principios y objetivos que usamos para justificar una educación que, a todas luces, deja insatisfechos a alumnos, padres y profesores. Gracias por comentar.

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*