Crianza en Familia » Blog

Masthead header

3 razones para cambiar tu estilo comunicativo con tus hijos

 

Imagen: deloefimeroaloeterno.blogspot.com

Imagen: deloefimeroaloeterno.blogspot.com

¿Eres consciente de la cantidad de frases impersonales o heredadas que usas al cabo del día? “Hay que…” “Deberías…” “Tienes que…” Las usamos constantemente, para todo. Resulta que estas frases y creencias gobiernan muchos de nuestros comportamientos, gracias a ellas los adultos somos incapaces de acostarnos cuando sentimos sueño, de comer cuando tenemos hambre, de realizar nuestros sueños, sólo por los “debería…” que llevamos grabados a fuego. ¿Eso es lo que queremos para nuestros niños?

3 razones para cambiar tu estilo comunicativo con tus hijos:

1. Son frases que no nos pertenecen, sino que las hemos ido grabando en nuestro “disco duro” personal a lo largo de los años, y que no tienen nada que ver con lo que realmente opinamos, sentimos o necesitamos. Son totalmente sermoneadoras y a los niños no les ayudan a entenderse ni a entender el entorno. Además, llevamos a nuestros hijos a comportarse según unos patrones interiorizados -los que nosotros les transmitimos cada día- que los alejan de sí mismos.

2. Es fundamental que uses un lenguaje auténtico. Los niños son muy receptivos a los mensajes basados en emociones auténticas. No importa tanto la emoción que nos embarga como el modo de transmitirla. No hay nada malo en que un padre o madre exprese enfado o tristeza, rabia, mal humor. De este modo aprenden que hay más individuos en el hogar y que tienes sus propias necesidades. Además nos hace sentir cercanos, puesto que compartimos lo que somos realmente, tanto si en ese momento es agradable como si no. Es mucho más deseable decir: “ahora estoy enfadada y no quiero jugar contigo” que echarle de nuestro lado con cualquier otra excusa o cargando en él nuestro malestar diciendo que es muy pesado.

3. Es muy difícil que no haya malentendidos entre vosotros o que los niños no se rebelen, o que se sientan libres si escuchan esas frases constantemente y las interiorizan gracias a la insistencia de los adultos. Así que te invito a que hagas un lista de las frases impersonales que sueles usar con tus hijos, aquellas que comienzan por “hay que…” “no es  bueno…” “no puedes…” “se come (se juega, se mira, se escucha, etc), “deberías…”, “tienes que…”. Después fíjate en una que uses a menudo y piensa qué quieres transmitir realmente, si estás convencido de que eso es importante o no lo es. Luego elabora lo que de verdad quieres transmitir a tu hijo y observa el resultado al hacer el cambio en tu estilo comunicativo.


Cuando los adultos nos comunicamos así, los niños también lo reproducen, se comunican de forma genuina, las relaciones familiares son auténticas, todos sabemos a qué atenernos, los adultos protegen sus necesidades sin violar las de los niños y toda la interacción en la familia resulta beneficiada.

Mª Pilar Gómez

Crianza En Familia

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*