Crianza en Familia » Blog

Masthead header

No pidas peras al olmo: etapas del desarrollo infantil

020820121075

Durante mis estudios universitarios una de las áreas en que más hincapié nos hicieron fue en las etapas de desarrollo de los niños. Para un maestro o profesor de cualquier área y etapa formativa parece lógico dominar este tema, que abarque desde los bebés hasta los universitarios y las escuelas de adultos.

Una vez que me convertí en madre pude entender lo positivo que es conocer este área para la crianza de mis hijos. Es bueno tener una visión del desarrollo humano, de sus primeras etapas en particular, que sirva como base para entender cómo somos, cómo nos constituimos y cómo este conocimiento es una clave básica para cualquier intento de intervenir, educar o fomentar un desarrollo ajustado.

En muchos manuales encontramos información sobre la evolución del lenguaje, o del área emocional y social, también del área psicomotriz. Yo creo más beneficioso una visión evolutiva de toda la persona según franjas de edad (del nacimiento a los 2 años aproximadamente y la primera infancia de 3 a 6 años) en vez de por áreas de desarrollo, de este modo tendremos una visión más integral y completa del niño, y evitaremos la tentación de evaluarlo por su logros en el habla, el movimiento o la comprensión y entenderemos que se trata de una persona en evolución constante, con avances dentro de cada etapa al ritmo que su biología y temperamento marcan.

Dentro de las Teorías del Desarrollo me parece especialmente importante la relativa al desarrollo afectivo, emocional y social, por la influencia que tienen las experiencias tempranas en el resto de la vida. Además de que el desarrollo del apego, es decir, el vínculo que un bebé realiza con sus cuidadores habituales y familiares cercanos sienta un precedente para los siguientes vínculos afectivos que realizará toda la vida, incluido el estilo de apego en las relaciones amorosas.

Es cierto que es posible crear nuevos modos de relación en el futuro, sin embargo numerosos estudios avalan la correlación del primer vínculo afectivo y los posteriores. Esta evidencia nos invita a reflexionar de modo crítico sobre las pautas de crianza y sobre la posibilidad de emplear modelos de actuación basados en la sensibilidad.

¿Para qué saber y conocer sobre el desarrollo humano?
  • En primer lugar para no pedir a nuestros hijos conductas para las que no están preparados, porque se produce un desajuste entre nuestras expectativas y sus capacidades reales por su momento evolutivo.
  • En segundo lugar porque ellos captan nuestro desconcierto y, pese a querer responder a nuestros requerimientos no estarán preparados para ello, con la frustración que ello les provoca y la sensación de no estar cumpliendo su papel.

Cuando les pedimos que hagan algo que no pueden llevar a cabo nos sentimos frustrados, quizá incapaces como padres, puede que defraudados, y todas esas emociones las escondemos con la ira. Aquí solemos perder la capacidad para ser respetuosos con ellos, y aparecen las conductas intimidatorias, los castigos, los chantajes, incluso las burlas, y hasta las agresiones desgraciadamente. Por ejemplo un niño de menos de 3 años no entiende el NO como nosotros.

Un bebé no intenta “manipularnos” con el sentido de mala intención con que lo vemos los adultos.

Los niños no están preparados para soportar largas explicaciones ni para hacer abstracciones.

Ellos tienen una necesidad total de contacto físico que les dé seguridad.

Poseen una creatividad y una intuición en alto grado.

Las burlas los hieren y hacen sentirse incapaces, porque confían en el punto de vista de los adultos que los cuidan, se ven como los ven éstos. El autoconcepto y la autoestima se desarrollan mejor con una apego seguro.

Por eso, podemos dedicar algo de nuestro tiempo a algo tan valioso como entender a nuestros hijos. Es un modo de contrarrestar la ignorancia, los errores en la comunicación y dejar de fiarnos de la sabiduría popular para afrontar las distintas etapas de desarrollo.

Mª Pilar G. San Miguel

Crianza en Familia

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

ariadna sanchez - que libro me puedes recomendar acerca de etse tema? puedes dar varias opciones de libros? estoy en mexico. gracias!!

Myriam Moreno Triana - Un buen articulo. Pero como se puede como padres ir manejando esta primera infancia con los chicos, sin dejarles hacer de todo, poner la casa patas arriba, sin alterarnos y teniendo siempre buena actitud hacia ellos? Gracias.

pilar - Myriam, es una mezcla de paciencia (mucha 😉 ), firmeza y habilidades para comunicarnos con ellos. Hay muchos otros ingredientes que aderezan la mezcla pero creo que en un comentario no podría contestarte. Si deseas saber más contacta conmigo. Un abrazo y gracias por tu comentario y tu inquietud.

pilar - Hola Ariadna, puedes empezar por “Besame mucho” de Carlos Gonzalez, aunque no es un libros estrictamente sobre desarrollo infantil al menos sirve para cambiar de perspectiva sobre la infancia y sus necesidades. Y también puedes leer “Amar sin miedo a malcriar” de Yolanda Gonzalez.

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*