Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Cómo afrontar la situación ante niños desmotivados

entrada niños desmotivados

Tu hijo ya va al colegio y desde hace tiempo lo ves desmotivado y la hora de hacer tareas escolares es una lucha. Lo ves sin ganas para ir por las mañanas e incluso te ha dicho que le da igual suspender o no… Has confirmado que no está enfermo ni tiene otra causa física que le dificulte el aprendizaje o la atención (ver u oír mal, por ejemplo).

Esta situación te causa gran malestar y ansiedad: te preocupa su falta de implicación en el aprendizaje y que con el tiempo se “descuelgue” del sistema escolar y no pueda encontrar un trabajo futuro por falta de formación académica. Y que la falta de interés por el aprendizaje se extienda al resto de su vida y se convierta en una persona desganada y sin rumbo.

 7 pautas para niños desmotivados:

  1. Olvida la angustia. Comunicarte con él con ansiedad y esperar que muestre interés por algo conseguirá que aparezca la lucha de poder y ocurrirán dos cosas: se rebelará o bien se amoldará para que lo dejes tranquilo sin encontrar una motivación interna.
  2. Deja de interpretar y evaluar todo lo que hace en relación a la escuela. Simplemente obsérvalo, dale espacio para que pueda pensar por sí mismo, no lo presiones cada día con los mismos mensajes.
  3. Permite que tome sus propias decisiones. Si hasta ahora ha ido “cumpliendo” con las exigencias escolares debido a tu insistencia deja de hacerlo y que él tome las riendas, de modo que sea responsable de las decisiones que toma y de las consecuencias que traen. Aunque no esperes que eso lo lleve a “cumplir” con todo lo que tú crees que debe cumplir, puede que te sorprenda.
  4. Dialoga con él. Cuando la presión en casa haya bajado siéntate un rato con él y pregúntale cómo se siente en el colegio, dile que te gustaría saber si tiene alguna dificultad porque tú estás cerca para ayudarle en aquello que no puede resolver solo.
  5. Hazte estas preguntas. ¿Cómo fueron sus comienzos tras la primera escolarización? ¿Qué cosas le gustan y le motivan más? ¿Cuáles son sus metas y ambiciones? ¿Qué preguntas puedo hacerle para ayudarle a descubrir y explorar sus intereses?
  6. Cambia tu perspectiva. El miedo al futuro te impide ver cómo es tu hijo ahora, estás centrada en lo que hace cada día, puede que hace tiempo que no tenéis una conversación tranquila, y has perdido el contacto con quién es en realidad. Y decide si quieres que él cumpla con su “obligación” de estudiar y formarse o si prefieres que esté automotivado para escoger su propio camino.
  7. Confía en él. La pauta más importante, por encima de todo, pese a las circunstancias actuales y las dificultades: recupera las maravillosas facetas y capacidades que no hace tanto veías en él, reconoce que es una persona extraordinaria y cambia tu proyección: él no es como tú, ni como nadie que hayas conocido que tenga mala experiencias escolares, es único y tiene en su interior lo necesario para triunfar en su vida y ser feliz.

Maria Pilar Gomez San Miguel, tu asesora para la crianza y los conflictos familiares

Crianza En Familia

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*