Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Tu papel en la alimentación infantil

Como otras necesidades básicas, alimentarnos es fundamental para nuestra supervivencia. Los adultos, con muchas experiencias e ideas personales sobre lo que es alimentarse, sobre cómo y cuándo hacerlo, condicionamos mucho a nuestros hijos.

Existen problemas en las familias por malos hábitos alimentarios que se pueden modificar fácilmente, aunque lo ideal es que no aparezcan. Muchos de los “problemas” con la alimentación infantil empiezan a partir de los 6-9 meses, cuando intentamos obligar a los niños a que coman. Algunas de las conductas más comunes entre los padres son:

  • Obligarlos a comer de diversos modos (con distracciones, dejándolos ante el plato, ¡tapándoles la nariz para que abran la boca!…)
  • Cuando están llorando o protestando y no tenemos disponibilidad o ganas de atenderlos les damos un dulce con el que, automáticamente, se callan
  • Convertimos los “problemas con la comida” de nuestro hijo en tema de conversación recurrente, delante de él y de familiares, amigos, vecinos…
  • Darles alimentos que les desagradan mucho en pro de una nutrición completa y correcta
  • Fácil acceso a productos elaborados con escasos nutrientes y muchos azúcares: bollería industrial, galletas, chocolates, postres “infantiles” azucarados, zumos envasados, cereales de desayuno endulzados, que influyen en el apetito y crean dependencia de los mismos
  • Escasa implicación en el autocuidado alimentario con cantidades suficientes de frutas, verduras y proteínas de calidad, con los que crear unos hábitos familiares sanos y que muestren a los niños cómo alimentarse

Comer es un acto que desde el nacimiento responde al instinto, y dejarlo fluir es lo más sano que podemos hacer:

  • Muchos manuales de crianza y muchos pediatras nos avisan de que lo ideal es alimentar al niño cada cuatro horas durante el día (a las 8, 12, 4 y 8 de la tarde, por ejemplo); sin embargo la mayoría de nutricionistas recomienda 5 o 6 comidas diarias, es decir alimentarse cada 2-3 horas
  • Los conflictos en el momento de alimentarse, cuando están motivados por nuestra insistencia en cuanto a las cantidades y tipos de alimentos convierten el acto de comer en un momento de tensión para todos, padres e hijos; una vez que se ha instalado en nuestra familia esta tensión y no somos capaces de disfrutar de la comida es el momento de cambiar hábitos e incluso de buscar asesoramiento
  • Existen determinados productos adictivos para el organismo (chocolate, café, algunas carnes…), en estos casos la intervención, el control y las propuestas alternativas son necesarias. La razón está en que son estimulantes y actúan sobre los centros del placer y bienestar, o bien son relajantes e influyen en los receptores opiáceos
  • Los niños tienen momentos en que su desarrollo físico se acelera y otras en que se ralentiza y precisamente por eso comen como lobos durante un par de semanas y como pajaritos durante los siguientes tres meses. Veo a menudo niños sobrealimentados que se quedan ante el plato durante una hora hasta que consiguen terminarlo todo, sólo porque sus padre han decidido que la cantidad que les han puesto es la que tienen que ingerir para estar sanos y , de rebote, para la siguiente comida tienen poca hambre porque comieron de más. Esto se convierte en un círculo vicioso por el que etiquetamos al niño como alguien a quien “le cuesta terminárselo todo” y las largas comidas ante platos por acabar se convierten en un hábito
  • Como mencioné en el post anterior existen alimentos alergénicos que naturalmente el niño rechaza, así que es preferible ser flexible en estos casos, especialmente cuando se trate de leche, frutos secos, trigo y determinadas frutas. También es posible que la alergia no produzca síntomas visibles, pero que el alimento sí sea poco adecuado para una persona en cuestión. Muchos alimentos se pueden sustituir por otros para conseguir los nutrientes básicos para el desarrollo infantil.

Maria Pilar Gomez San Miguel

Crianza en Familia

COMPARTE ESTE ARTÍCULO MEDIANTE LOS BOTONES QUE TIENES DEBAJO

_____________________________________________

Si te gustó el artículo, déjame tu comentario.
Puedes seguir recibiendo información de Crianza en Familia, suscríbete aquí o en la parte superior derecha de esta página.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Lesbia Zepeda - Me encanta tu forma de abordar el tema es muy común que la alimentación sea un gran problema en la crianza. pero tus consejos y
visión es muy real y asertiva. Gracias por compartir y saludos

Mª Pilar - Gracias a ti por tus palabras! Saludos!

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*