Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Cómo compartir la crianza con la pareja

Llevas meses (o años) dedicándote a la crianza de tu bebé o tus hijos casi en exclusiva. Por fin vas a tener una tarde para ti, un par de horas para dedicarte a tí misma y a aquello que más te gusta o que necesitas en este momento. Pero te vas de casa dudando de si tu pareja sabrá apañárselas, y durante esas dos horas de vez en cuando tu mente vuela hasta tu casa y te preguntas cómo les irá. Decides volver diez minutos antes y caminas rápido para llegar cuanto antes. Cuando metes la llave en la cerradura y abres la puerta ¡oh, maravilla! oyes risas, y además la cena está lista. ¿Cómo es posible?

Pues sí, es posible, aunque nos resulte sorprendente. Y para que nuestra pareja se involucre en la crianaza nada como comunicarlo con claridad y pasarle las riendas de la crianza a menudo. Las mujeres tendemos a acaparar las tareas de cuidado de nuestros hijos y lo hacemos con orgullo por nuestra dedicación, con un poco de superioridad y desgastándonos sin necesidad en nombre de una entrega “sospechosa”. Hay tareas, las más obvia, la lactancia materna, que sólo podemos realizar nosotras, y muchas otras que son realizables tanto por la madre biológica como por su pareja.

Es cierto que nosotras tenemos una ventaja: la naturaleza nos ha dotado de hormonas específicas y de un cerebro diseñado para responder a las demandas de un recién nacido. Sin embargo, muchas mujeres reconocemos que nos gustaría que nuestra pareja se “implicara” más en el cuidado de los niños, que no nos llevara tanto la contraria o que estuviera más informado o documentado sobre cómo educar a los niños.

Para ello ten en cuenta:

La otra persona no es adivina: pide su ayuda siempre que lo necesites, de modo que puedas cuidar de tí misma y tus necesidades básicas: puede pasear con el bebé mientras tú duermes una siesta o atenderlo para que te duches con calma o vayas a la clase de pilates.

Consulta tus dudas: y ten en cuenta sus puntos de vista, proponeos lecturas que necesitéis y compartidlas

Aprovechad el porteo: si tú pasas muchas horas con el bebé y los niños portear es un modo excelente de que se fortalezca el vínculo entre el pequeñín y tu pareja, y eso dará pie para que le surjan preguntas y emociones que le hagan cuestionarse cuál es el mejor modo de criar, además de que tú puedes tomarte un descanso

-En lugar de criticarlo, proponle o comenta tu modo de hacer las cosas y dale normalidad a su implicación diaria en la atención a los niños

Déjalo a solas con los niños: si tú puedes hacerlo él -o ella- también

No lo critiques delante de los niños ni lo desautorices constantemente: haces un flaco favor a vuestra relación de pareja y los niños se sentirán siempre más seguros contigo y te demandarán constatemente, perdiéndose una relación satisfactoria y plena con el otro progenitor

Deja en sus manos algunas decisiones “típicas” de mujeres: la compra de la ropa de los niños para el nuevo curso, planificar el menú semanal, realizar las compras para toda la familia…

Todo esto puede sonar retrógrado, sin embargo, las mujeres que no trabajamos fuera de casa y que dedicamos muchas horas a la crianza y a la gestión del hogar, solemos mostrar poca paciencia con la pareja que, por razones obvias tiene menos experiencia en las cuestiones del hogar y la educación de los niños. Y aunque en ocasiones necesitamos escapar por un rato de la dedicación que todo esto supone, nos mostramos reacias a pasar el testigo. Al mismo tiempo, nos quejamos internamente de su escasa implicación, o de que todo nos toca a nosotras, cuando en realidad no comunicamos esa necesidad ni procuramos la participación de la pareja cediéndole tiempos, espacios y decisiones.

Sin embargo, es maravillos escuchar a los niños disfrutar con su padre- o su madre-, confiar en el otro adulto del hogar y tener nuestros tiempos personales. Merece la pena esforzarse por ello y disfrutar de una familia con vínculos fuertes entre todos sus miembros.

Maria Pilar Gómez

Crianza en Familia

COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON LOS BOTONES QUE TIENES DEBAJO

_____________________________________________

Si te gustó el artículo, déjame tu comentario.
Si quieres seguir recibiendo información de Crianza en Familia, suscríbete aquí o en la parte superior derecha de esta página.

 

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*