Crianza en Familia » Blog

Masthead header

Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2011

Con motivo de la celebración de la Semana Internacional de la Crianza en Brazos, 2011, participamos en un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal en el que contamos cómo nos ha cambiado la vida como padres desde que usamos portabebés ergonómicos.

Me pareció siempre de sentido común que un bebé recién nacido llorara reclamando los brazos y el calor, la seguridad de un adulto: después de 9 meses en un entorno cálido y seguro, de límites definidos, estar en una cuna o carrito sólo debía dar sensación de inmensidad, de estar perdido, de soledad. Además desde hace millones de años los bebés humanos están programados para reclamar atención: cuando nuestros antepasados vivían en las cavernas y chozas un bebé que no reclamara era un bebé muerto de hambre, frío o devorado. Y nuestro cerebro no ha cambiado desde entonces en lo que a instintos se refiere, así que la justificación científica para escépticos estaba ahí.

Luego tuve que enfrentarme al consabido “si lo cojes se acostumbra y no haces vida de él”, como si el amor y las necesidades básicas las pudiera usar un bebé para chantajearnos. Se trata de una relación de dependencia que no aparece por atender los reclamos de un bebé, sino que es así por naturaleza: desde el nacimiento necesitamos de los otros para sobrevivir. Mi experiencia usando portabebés para mis hijas, siempre que he podido, ha sido totalmente satisfactoria: ellas estaban tranquilas y serenas y yo feliz sintiendo el calor de su cuerpecito, sintiéndome capaz de responder a sus necesidades. Es más, nunca sus exigencias aumentaron o se hicieron desmesuradas por el hecho de llevarlas en brazos: al contrario, estaban tranquilas y eso redundaba en la calma familiar necesaria para disfrutar de su crianza.

Después confirmé que a nivel práctico es mucho más cómodo llevar un bebé en una mochila ergonómica, bandolera, fular… porque las dos manos estaban libres, los baches de aceras, las entradas a tiendas, zonas rurales, etc. los salvaba sin problema de una zancada; andar metiendo y sacando la silla del coche cada dos por tres resultaba cansado y tedioso.

Así que no puedo más que recomendar los portabebés ergonómicos (porque no todos son adecuados para la madurez y el tono muscular de recién nacidos y bebés pequeños) e invito a probarlos antes de negarse a usarlos, obviar los comentarios en contra de quienes nos rodean y fiarnos de nuestro instinto y responder a las necesidades de peques y mayores, antes que a convenciones sociales. Y por supuesto estáis invitados a dejar vuestras experiencias sobre ello en los comentarios a esta entrada o en vuestros propios blogs.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*