Crianza en Familia » Blog

Masthead header

VOLVEMOS AL COLE

Volvemos al cole, niños, padres y profes y todo el personal de los centros educativos.

Hace semanas que los centros comerciales nos bombardean con este tema, avisando de ofertas y promociones para comprar libros, material escolar, ropa, calzado. Luego llegará el momento de plantearse a qué actividades los “apuntamos” para cubrir las horas que no podemos estar con ellos, o para que tengan más formación, o simplemente (los más afortunados) porque tienen una afición que les gusta mucho desarrollar.

En casa permanecemos bastante al margen de la vorágine escolar que parece envolvernos poco a poco, salvo cuando algún adulto bienintencionado les recuerda a las niñas :”ya queda poco para el cole ¿eh?” que es lo mismo que decirle a un adulto durante sus vacaciones: “ya va quedando menos para que vuelvas a trabajar ¿no?”.

El verano y el tiempo de descanso acaban cuando acaban, aunque esto tampoco debe hacernos olvidar que los niños necesitan unos días de transición para pasar de la dinámica vacacional a la rutina escolar. Y que participar en los preparativos es una buena ocasión para que se sientan partícipes de la nueva actividad que desarrollarán. Algunas ideas:

(Fuente: www.granadablogs.com)

-ir de compras juntos a adquirir material

visitar el centro antes del comienzo de las clases

-ir adaptando horarios para que se asemejen a los que tendrán durante el curso: horas de descanso, momento de la comida, etc.

-acompañarle en las decisiones que él pueda tomar, como la elección de actividades extraescolares, si es que las va a realizar. No olvidemos que para niños pequeños, hasta los 7 u 8 años, sólo las horas de clase y comedor son más que suficientes y que después más que sumar actividades suelen necesitar tiempos de juego y actividad libre.

escuchar sus sentimientos respecto a la vuelta al cole: empatizar con ellos tanto si expresan placer como displacer, sus emociones son respetables, negarlas (“no es para tanto,¡pero si te lo vas a pasar muy bien”!) no las elimina, lo único que consigue es reprimirlas y que dejen de comunicarse con nosotros.

-respetar el periodo de adaptación de los niños que empiezan la guardería o la educación infantil: el verano es tiempo de horarios flexibles, tiempo con su familia… y comenzarán con horarios fijos, personas desconocidas, entorno extraño, actividades diferentes… teniendo en cuenta además que muchos se separan de sus padres por primera vez. Aunque a los padres pueda resultarnos complejo se trata de hacer más llevadero el trance a los niños.  Hay que permitir al niño que exprese sus sentimientos, se enfade, llore, y no agobiarle con preguntas, tener una actitud positiva y de contención hasta que se adapte.

-cuando el niño rechace el colegio, llore y no quiera ir, tenga una actitud negativa que perdure en el tiempo, escúchalo, ponte en contacto con su tutor y si es necesario busca ayuda.

Recordemos que muchas personas sufren el llamado Síndrome Postvacacional y que esto incluye al 5-8% de los menores. Y que nuestros hijos y alumnos pasan muchas horas diarias y años de su vida en el colegio y que éstas han de ser lo más saludables posible.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*