Crianza en Familia » Blog

Masthead header

CONDICIONANDO ANTES DE NACER

Visita al médico de cabecera, con las dos niñas y embarazada de 5 meses, a por los resultados de un análisis de sangre rutinario durante el embarazo: “¡Qué! ¿Tú no vas a parar hasta tener un niño, no?”.

Comentario desafortunado fuera de lugar cuando menos. Y que está conectado con lo que experimento desde que el embarazo es algo público (por cambios morfológicos evidentes). Cuando aún no sabía el sexo del futuro bebé “a ver si es un niño, ¿no?”. Cuando se confirmó el sexo del futuro bebé: “estaréis encantados, un niño”.

Me atrevo a revelar esta parte de mi vida personal y familiar públicamente porque en los comentarios de mucha gente he percibido buena intención, comentarios costumbristas… pero algunas personas me transmitieron su alegría por un hijo de otro sexo, o por ser un niño. Y esto sin duda está relacionado con la idea de lo que es tener un hijo varón, su previsión sobre cómo lo educaré o lo que supone para nosotros, e incluso las proyecciones que hacen en base a su propia experiencia como padres de hijos-varones o hijas-hembras.

Desde que vivo en esta situación me encuentro en alerta y he constatado con alegría que por el hecho de llevar en el vientre un hijo varón no espero de su crianza nada diferente a la de sus hermanas, salvo las propias de las circunstancias familiares, y las pocas que vengan marcadas por su temperamento y biología. Es fácil caer en la trampa de imaginar cómo será, de atribuirle rasgos de carácter e inteligencia en base a su sexo, ya que socialmente la presión sobre mujeres y hombres para ser y hacer de un modo determinado está presente constantemente. Esta presión puede llevar a los padres y madres recientes a interpretar las conductas y emociones de sus hijos en base a su sexo, y a condicionarlas y moldearlas en base a lo que ellos piensan sobre cómo debe ser un niño y cómo debe ser una niña: ellos brutos y nobles, ellas cariñosas y pícaras, ellos “duros”, ellas emotivas y “lloronas”, ellos emprendedores e independientes, ellas familiares y vulnerables, ellos azul y ellas rosa… ¿o no?.

He aquí el reto de los padres, acompañar a los niños y niñas desde la libertad para ser ellos mismos y no lo que los demás quieren, desearían o esperan de ellos.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Email * Nombre * Email Format html text

viergom - Sobre los colores (rosa-azul) un interesante video que emitieron hace poco en TVE, http://youtu.be/yOsWaCCHgLIs . La traducción está en la descripcción.

pilar - Gracias, es útil constatar que el azul y el rosa son cuestiones culturales que han cambiado con el tiempo, y que los que nos negamos a vestir o ver a nuestros hijos en base a colores-sexos no somos tan raros…

Beckyblue - Pues anda que no hay colores!!!! Estoy de acuerdo al 100% con todo lo que has dicho

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*